CUENTOS  DE  HADAS  DE  CHARLES  PERRAULT  EN  ESPAÑOL

Home Page - Inicio / Índice de los cuentos Anterior Siguiente
 



  

 

 

 


06-Barba Azul 

Hace mucho tiempo hubo un hombre que tenía preciosas casas, tanto en la ciudad como en el campo, cubiertos de oro y plata, muebles labrados, y sus coches todos dorados. Pero desgraciadamente este hombre tenía la barba azul, lo que lo hacía verse tan espantoso y tan terrible, que toda mujer, joven o adulta, corría alejándose de él.

Una de sus vecinas, una dama de gran calidad, tenía dos hijas que eran perfectas bellezas. Él le pidió a una de ellas por esposa, dejando que ella decidiera a cual le encomendaría. Ninguna de ellas quería aceptarlo, y lo mandaban de aquí para allá, de una a la otra, ninguna capaz de adaptar su mente a estar casada con un hombre que tiene una barba azul. Otra cosa que las hacía adversarlo fue que él ya se había casado siete veces, y nadie sabía que había sucedido con sus anteriores esposas.

Barba Azul, para ser mejor apreciado, las invitó, junto con su madre y tres o cuatro de sus mejores amigas, y alguna gente de la vecindad, a pasar una semana entera en uno de sus sitios campestres.

Allí, no había otra cosa más que bellas fiestas de placer, cacería, pesca, danza, y alegría en toda actividad. Nadie se acostaba temprano, y pasaban la noche probando como verse mejor. En resumen, todo tenía tanto éxito que la más joven de las hijas, subyugada por tanta riqueza,  comenzó a pensar que la barba del dueño de la casa no era tan azul, y que él era un hombre muy caballeroso. Así que cuando regresaron a casa, se efectuó la boda.

Como un mes después Barba Azul le dijo a su esposa que se sentía obligado a hacer un viaje por el país de por lo menos seis semanas, ya que eran negocios de gran importancia. Él le deseó que se divertiera bien durante su ausencia, llamara a sus amigas, fueran de nuevo al campo si lo quisiera, y que viviera bien dondequiera que ella se encontrara.

-"Aquí"- dijo él, -"están las llaves de las dos grandes bodegas donde tengo mis mejores valores: éstas son del cuarto donde guardo mis platos de oro y plata, que no uso a diario; éstas abren mis cajas de seguridad, que contienen mi fortuna, tanto de oro como de plata; éstas son de mis cofres de joyas; y ésta es la llave maestra de todos mis apartamentos. Pero esta llave pequeñita, es la llave del cuarto que está al final de la galería, en el segundo piso. Puedes usar todas y abrir cuanto quieras, pero en cuanto a la pequeñita del cuarto al final, te prohibo rotundamente que la uses, y te prometo con todo rigor, que si la usas y lo abres, no hay nada que no puedas esperar de mi enojo.

Ella prometió obedecer exactamente todas sus órdenes, y él, después de abrazarla, montó en su coche iniciando su viaje.

Sus vecinas y buenas amigas no esperaron a que la recién casada joven las llamara para ir a visitarla, pues muy grande era su impaciencia por ver todas las riquezas de la casa, a la que no se atrevían a ir mientras su esposo estuviera allí, pues su barba azul las atemorizaba.

Sin perder tiempo ellas revisaron todos los cuartos, gabinetes, armarios, mesas, muebles, que eran todos tan finos y ricos, que cada uno parecía sobrepasar a los otros. Luego pasaron a las bodegas, donde estaban los mejores y más ricos muebles, y no dejaban de admirar suficientemente las alfombras, camas, tapicería, mesas y sillas, y grandes espejos para verse de cuerpo entero. Algunos de estos espejos tenían marcos de cristal, otros de plata o de oro, lo más bello y magnífico nunca visto.

Ellas no cesaban de alabar y envidiar la felicidad de su amiga, quien mientras tanto, no estaba tan interesada en mirar todas esas ricas cosas, sino que estaba toda impaciente en ir y abrir el último cuarto en el segundo piso, el prohibido. Su curiosidad aumentaba rápidamente, y sin considerar lo incorrecto que era dejar abandonadas a sus amistades, corría por las escaleras tan exitada que dos o tres veces tropezó a punto de romperse algún hueso, hasta que llegó a la habitación. Al frente de la puerta se quedó quieta por unos momentos, meditando sobre la orden que le había dado su esposo, y pensando en la infelicidad que le traería como consecuencia su desobediencia, pero la tentación era tan enorme que no pudo desecharla. Entonces tomó la pequeña llave y abrió la puerta, toda temblorosa. Al principio no veía nada pues las cortinas estaban cerradas. A los pocos segundos comenzó a percibir la presencia de siete cuerpos de mujer muertas, repartidas en el piso. (Esas eran las esposas anteriores de Barba Azul, con quienes se había casado, y luego asesinado a causa de su desobediencia a sus órdenes de no abrir el cuarto prohibido.) Ella pensó que seguramente moriría de pánico, y la llave, que había quitado de la cerradura, cayó de sus manos.

Una vez recuperada del golpe emocional, recogió la llave, cerró la puerta y regresó a su habitación a arreglarse, pero no sentía alivio, pues estaba aterrorizada.

Habiendo observado que la pequeña llave se había manchado, ella trató varias veces de limpiarla, pero la mancha no se iba. En vano la lavó, e incluso la restregó con jabón y arena. La mancha permanecía, ya que era una llave mágica que jamás podría limpiar. Cuando la mancha se quitaba de un lado, volvía por otro.

Barba Azul retornó de su jira esa misma tarde, y dijo que había recibido un mensaje en el camino de que el negocio que iba a tratar, había concluído a su favor anticipadamente. Su esposa hizo todo lo que pudo para convencerlo de que esta muy feliz con su pronto retorno.

A la mañana siguiente le pidió a ella las llaves, quien se las dió, pero con una mano tan temblorosa que a él no le quedó duda de qué había pasado.

-"¿Cómo es que la llavecita de mi cuarto al fondo, no está entre todas estas?"- preguntó.

-"Seguramente"- dijo ella, -"la dejé arriba sobre la mesa."-

-"No falles"- dijo Barba Azul, -"en traérmela efectivamente."-

Después de varios intentos por evadir el asunto, ella se vio forzada a entregarle la llave. Barba Azul, habiéndola examinado, le dijo:

-"¿Cómo llegó esta mancha a la llave?"-

-"No lo sé."- respondió la pobre mujer, más pálida que un papel.

-"¡Que no lo sabes!"- replicó Barba Azul. -"Yo lo sé muy bien. Deseaste entrar al cuarto prohibido. Muy bien señora, vas a entrar allí también, y tomar tu lugar entre las damas que ya viste."-

Ella se lanzó llorando a los pies de su esposo, y le rogó la perdonara, con todos los signos de un verdadero arrepentimiento por su desobediencia. Ella podría haber derretido hasta una roca, tan tierna y tan triste que estaba, pero Barba Azul tenía un corazón mucho más duro que una roca.

-"Tendrás que morir, señora"- dijo él, -"y ya de una vez."-

-"Ya que debo morir"- contestó ella, mirándolo con sus ojos todos inundados de lágrimas, -"dame un poco de tiempo para decir mis oraciones."-

-"Te daré un cuarto de hora, pero ni un momento más."- replicó Barba Azul.

En cuanto estuvo sola, llamó a su hermana, y le dijo:

-"Hermana Ana"- cual era su nombre, -"ve arriba, te lo imploro, a la cumbre de la torre, y mira si nuestros hermanos vienen. Ellos prometieron que hoy vendrían, y si los ves dales una señal de que se apresuren."-

Su hermana Ana subió a la torre, y la pobre afligida esposa de vez en cuando gritaba:

-"Hermana Ana, ¿ves a alguien llegando?"-

Y la hermana Ana contestaba:

-"No veo nada más que el sol, algo de polvo, y los verdes pastos."-

 Mientras tanto Barba Azul, sosteniendo un gran sable en sus manos, le gritaba a su esposa, tan alto como podía:

-"¡Baja inmediatamente, o yo iré allá por tí!"-

-"Sólo un momento más, por favor."- decía su esposa, y entonces gritaba suavemente -"Ana, hermana Ana, ¿ves a alguien llegando?"-

Y la hermana Ana respondía:

-"No veo nada más que el sol, algo de polvo, y los verdes pastos."-

-"¡Baja rápido!"- gritaba Barba Azul, -"¡o yo iré allá por tí!"-

-"¡Ahí voy"- contestaba ella, y de nuevo gritaba:

-"Hermana Ana, ¿ves a alguien llegando?"-

-"Ahora veo"- replicó Ana, -"una gran polvareda, que viene de este lado."-

-"¿Serán nuestros hermanos?"-

-"¡Oh, no, hermana!, es una manada de ovejas"-

-"¿No vas a bajar?"- gritaba Barba Azul.

-"Sólo un momento."contestaba su esposa. -"Hermana Ana, ¿ves a alguien llegando?"- gritaba por otro lado.

-"Yo veo"- dijo la hermana, -"dos hombres a caballo, pero un poco distantes."-

-"Bendito sea Dios"- replicaba la pobre esposa y con mucho gozo, -"son nuestros hermanos. Les haré una señal lo mejor que pueda para que se apuren."-

Entonces Barba Azul vociferó tan tremendamente que hizo temblar a todo el edificio. La sentenciada esposa bajó y se postró a sus pies, toda en lágrimas, con su cabello sobre sus hombros. 

-"Nada de eso te ayudará"- dijo Barba Azul, -"debes morir."-

Entonces, levantándola por el cabello con una mano, y elevando su espada en el aire con la otra mano, estaba ya a punto de cortarle la cabeza. La pobre dama, volviéndose hacia él, y mirándolo con lastimosos ojos, le pidió le concediera unos pequeños instantes para sus pensamientos.

-"¡No, no!"- dijo él, -"encomiéndate ya a Dios."- y de nuevo levantó su brazo.

En ese momento se escuchó tan gran escándalo y golpeteo en la puerta principal, por lo que Barba Azul paró de inmediato. La puerta fue abierta, y bruscamente entraron dos jinetes, quienes, espada en mano, se dirigieron directamente a Barba Azul. El reconoció que eran los hermanos de su esposa, uno un soldado de caballería, y el otro un mosquetero. Él quiso huir rápidamente, pero los hermanos lo seguían tan cerca que lo alcanzaron antes de que llegara al portal. Ellos blandieron sus espadas contra su cuerpo, y lo dejaron muerto. La pobre esposa estaba casi tan muerta como su esposo, y no tenía fuerzas suficientes para levantarse y dar la bienvenida a sus hermanos.

Barba Azul no tenía herederos, así que su esposa pasó a ser la poseedora de todos sus bienes. Ella usó una parte para ayudar en la boda de su hermana con un joven caballero que la amaba desde hace un largo tiempo, otra parte para ayudar a sus hermanos en sus carreras militares, y el resto para su propia boda con un noble y gentil caballero, quien la hizo olvidar el horrible pasado con Barba Azul.

Enseñanza:

El machismo y la violencia doméstica contra las esposas, debe ser denunciado inmediatamente a la justicia, para que el responsable sea juzgado y condenado como se merece.


Illustración de Barba Azul
 por Gustave Doré
 
1832- 1883

 

 


 

Buscar en este sitio:

Búsqueda personalizada

Buscar en la web:

Búsqueda personalizada

 

Política de Privacidad

Clip Art Designs by Graphics Factory